Pota de Llop

Prof. 20 a 50 m. En la punta de la Pota del Llop las paredes del acantilado siguen verticales bajo la superficie superando los 50 m en algunos tramos. El buceo se inicia en la boya de amarre o nadando en superficie hasta alcanzar los acantilados de la Pota del Llop. En este suave descenso nos dejaremos caer hasta una repisa situada a unos 16 m ; según el nivel del buceador, se podrá optar por seguir descendiendo o mantenernos a esa cota.

Si seguimos descendiendo para visitar los túneles de la Pota del Llop, habrá que seguir la pared por su parte derecha y a una profundidad de 51 m (sólo apta para buzos muy experimentados); podemos adentrarnos en uno de ellos para admirar las langostas de grandes dimensiones que aquí se esconden. Ascendiendo por la pared y a unos 30 m, encontraremos la entrada de otro túnel. Se recomienda seguir subiendo hasta alcanzar la pared noreste que nos protegerá para poder terminar la descompresión probablemente necesaria tras este buceo.

Zona de impresionantes paisajes submarinos si la visibilidad lo permite.